Home / La uleam / Biografía Eloy Alfaro

Biografía Eloy Alfaro

El patrono de la Universidad es nativo de la provincia de Manabí donde la Universidad tiene su sede.

Fue hijo de un republicano español Don Manuel Alfaro y González que llegó al Ecuador en calidad de exiliado político y su madre es nativa de esta provincia Doña María Natividad Delgado López. Fue un autodidacta y en su vida tuvo la oportunidad por razones políticas de vivir muchos años fuera del país, el conocimiento de una realidad internacional y las dificultades que tuvo que vivir, ayudaron sin duda en su formación de una sólida personalidad.
Eloy Alfaro fue un joven rebelde influenciado por las ideas de la Revolución Francesa : “libertad, igualad y fraternidad” que tuvieron mucha influencia en el siglo XIX , él nació bajo la vigencia de esas ideas, dedicó su vida a luchar contra el abuso, la corrupción, el fanatismo y las injusticias de los gobiernos conservadores que dominaban el Ecuador en aquella época.
Ello lo llevó a rebelarse y a emprender una lucha que la comenzó a los 22 años para combatir esta clase de gobiernos que él reprochaba. Su lucha le hizo ganar simpatías sobre todo en los sectores campesinos que lo apoyaban y la justicia de su enfrentamiento contra los gobiernos de turno hizo que a su causa se unieran distintos sectores sociales; por eso lo apoyaron los grandes hacendados, los pequeños y medianos productores y comerciantes, amplios sectores del campo, incluyendo en ese apoyo personas de creencias católicas, es decir fue una lucha convocante de gente honesta sobre todo de la región donde el hizo su base de combate, las provincias de Manabí y Esmeraldas.
La lucha que libró Alfaro hizo que tuviera muchos destierros y exilios políticos hasta que un 5 de Mayo de 1895 Chone un importante poblado de la provincia de Manabí desconoció el gobierno de ése entonces y proclamó Jefe Supremo de la República al General Eloy Alfaro, proclama que fue respaldada luego por Guayaquil (la más importante región del país) el 5 de Junio de 1895, en la cual se decide invitar a Alfaro que regrese al país desde Centro América donde estaba exiliado y asuma el poder del país, como en efecto lo hizo llegando a Guayaquil en buque, luego de lo cual acompañado de sus coidearios emprendió su caminata a la capital del país Quito para asumir la Presidencia de la República , en el trayecto debió librar luchas contra fuerzas leales al gobierno recibiendo a su paso el apoyo ciudadano entre los que destacaba el sector indígena.
Eloy Alfaro en síntesis fue un gran estadista, es uno de los grandes lideres de la Historia de América Latina y El Caribe, en el ejercicio del poder obró con gran honestidad y desinterés procurando siempre favorecer al conjunto de la sociedad.
Fue un patriota, un humanista, un hombre visionario, con una gran lealtad a sus ideales y principios, esas cualidades de líder auténtico lo llevó ha realizar ser una magna obra dictando una Constitución Política que ha regido la vida del país durante todo el siglo XX, hizo una amplia y consistente reforma de diversas leyes para dar seguridad jurídica a los ciudadanos, estableció un Estado laico separando el poder político de la influencia eclesiástica, procuró por todas los medios la unidad nacional, le dió principal atención a la educación creando Normales para formar nuevos profesores con nueva mentalidad y actitudes, hizo una verdadera revolución educativa, creó nuevos Colegios de enorme prestigio como el Colegio Mejía en Quito, Colegio Olmedo en Portoviejo, Colegio Eloy Alfaro en Bahía de Caráquez, Normales como el Manuela Cañizares para mujeres y el Juan Montalvo para varones en Quito, creó el Conservatorio de Música, la Escuela de Bellas Artes, institucionalizó las Fuerzas Armadas y creó el Colegio Militar, dotó de agua potable a Quito y canalización a Guayaquil y cuando tuvo la ocasión defendió con entereza la soberanía nacional en la que pronunció una de sus frases históricas “Tumbez, Marañón o la Guerra “.
Apoyó la equidad de género y por primera vez nombró a una mujer para un cargo público, creó una red de ferrocarriles para unir todo el país, fue en definitiva el gran constructor del Ecuador moderno del siglo XX durante el ejercicio de la Presidencia del país por dos ocasiones de 1895 a 1901 y en 1906 a 1911.

José Martí lo calificó como uno de los pocos latinoamericanos creativos. La lucha de Alfaro no fue perdonada por los traficantes de los intereses del país y fue cobarde y brutalmente asesinado junto con su hermano Medardo y otros tres de sus más cercanos coidearios, siendo arrastrado desde el Penal García Moreno hasta el Parque “El Ejido” en Quito, donde una turba embriagada y pagada incineró su cadáver y de sus 4 acompañantes en la más negra página de la historia del Ecuador.